Cruzando la frontera entre Nicaragua y Costa Rica (o cómo el Tica Bus nos olvidó en la aduana llevándose las mochilas)

Parecía fácil cruzar de Nicaragua a Costa Rica: sólo había que coger el Tica Bus desde Granada y en 9 horas estaríamos en San José de Costa Rica. Pero el caso es que se complicó un poquillo el asunto. Pasamos tan tranquilos por el puesto de migración de Nicaragua, donde pagamos los 4 dólares correspondientes, y volvimos a subir al autobús. Hasta ahí, todo bien. Fue unos metros más adelante, en la aduana de Costa Rica, cuando vino el lío.

Al llegar a migración todos los pasajeros volvimos a bajar a tierra e hicimos cola en aduanas hasta que tocó nuestro turno. El funcionario de la ventanilla nos pidió los pasaportes y preguntó cuánto tiempo íbamos a estar en su país. Lo siguiente era enseñar el billete de vuelta a casa o del próximo país a visitar… y no teníamos ninguno de los dos.

Sabíamos que nos lo pedirían, pero pensamos que explicándole lo que íbamos a hacer (cruzar hasta Panamá a pie por el puente de Sixaola, último pueblo en el sureste costarricense haciendo frontera con Panamá), quizá entendieran por qué no teníamos ningún billete. No hubo suerte: el tipo dijo que lo comprendía, que sabía que si cruzábamos por Sixaola por nuestra cuenta no podíamos comprar ningún billete, que eso era factible… pero seguía queriendo un billete si no de la salida de Costa Rica al menos de nuestra vuelta a casa. Ahí vino la explicación de la vuelta al mundo, que íbamos comprando billetes sobre la marcha, que aunque pensábamos estar 9 meses no sabíamos exactamente nuestra fecha de vuelta ni tampoco el país desde el que regresaríamos… El tipo sonreía, y por un momento pareció que iba a estampar el sello de entrada, cuando de repente lo pensó mejor y dijo: “Esperen, lo consulto con mi jefe”. Ya de ahí no pasamos.

La única solución, sugerida por el propio funcionario, era comprar un billete aunque no lo fuéramos a usar, por ejemplo uno de vuelta a Nicaragua. Justo en la verja que separa los dos países había un par de mujeres con delantales, sentadas bajo una sombrilla en unas sillas de plástico, que aunque parecían vender helados en realidad eran vendedoras de billetes de autobús de San José de Costa Rica hasta la capital de Nicaragua por la módica cantidad de 25 dólares. Y hasta allí que fuimos a paso ligero, hicimos la compra, volvimos a aduanas saltándonos la cola, y por fin, el funcionario estampó su sello. 

Habrían pasado unos 20 minutos desde que habíamos bajado del autobús, pero cuando llegamos a donde en teoría estaría esperándonos encontramos otros autobuses de diferentes compañías y ni rastro del Tica Bus. Otro conductor nos confirmó que nos habíamos quedado tirados. “¿El Tica Bus? Se marchó hace rato. ¿No los han esperado?”. También él parecía sorprendido de que una compañía como Tica Bus, en teoría seria (y de hecho, más cara que otras), no hiciera recuento de pasajeros llevando una asistente precisamente para eso. Pero luego un taxista nos contaría que esta misma historia ocurre todas las semanas.

Es raro cómo funciona la cabeza en esos momentos. Lo primero que pensamos no fue que era de noche, que estábamos tirados en mitad de ninguna parte y que hasta que se hiciera de día faltaban muchas horas. Lo que nos pareció peor es que se habían marchado con nuestras mochilas, e hicimos un repaso rápido de lo que llevábamos en ellas. De repente todo nos pareció más o menos prescindible excepto una cosa: un paquete de jamón serrano del bueno, cortesía de mi tía Magdalena, que viaja con nosotros desde que salimos de Madrid. Así que intentamos recuperarlo (y de paso, llegar a San José de Costa Rica).

Volvimos donde las vendedoras de los billetes a Managua, les contamos la historia y resultó que una de ellas tenía el teléfono de una de las empleadas de Tica Bus que hacía esa ruta y seguramente viajaría en nuestro autobús. La llamó, le contó que se habían dejado dos pasajeros en tierra y pidió que pararan en el arcén donde estuvieran hasta que llegáramos. Por allí había un taxista, al que también contamos la película, con quien nos subimos rumbo al autobús perdido. Entonces llegó el asunto del precio: el taxista dijo que la carrera saldría por 15 dólares, le dijimos que por qué no ponía el taxímetro y pagábamos lo que indicara y… frenó en seco. “Amigo, el coche es mío”. Quedaba claro quién mandaba, y la cosa no estaba para negociar.

Cuando por fin llegamos al Tica Bus nos esperaban unos cuantos abucheos, sobre todo de una señora sentada en el primer asiento que dijo varias veces muy cabreada: “¡Son unos comelones!”, como si fuera un insulto malísimo. Luego nos enteramos que aunque la mujer lo soltara con cara de asesina, en realidad tampoco era para tanto: lo que nos había llamado era comilones. O eso creemos después de lo que nos contó Nuria, una barcelonesa que iba en el mismo autobús y con quien habíamos estado hablando hasta que salimos de Granada. Al parecer, la empleada de Tica Bus dijo a los viajeros que tenían que esperar porque dos pasajeros se habían entretenido comprando cosas y comiendo en la aduana (ojalá hubiéramos tenido tiempo de eso), así que deducimos que de ahí lo de comilones. Y a lo mejor la señora tenía razón, porque el caso es que lo que nos hizo movernos más o menos rápido fue el preciado jamón. Al final, todo resuelto. Unas horas más tarde estábamos en San José. Con nuestro jamón debajo del brazo.

    Esta entrada fue publicada en Costa Rica, Nicaragua y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

    26 respuestas a Cruzando la frontera entre Nicaragua y Costa Rica (o cómo el Tica Bus nos olvidó en la aduana llevándose las mochilas)

    1. Leyre dijo:

      jajaja. ¡Qué bueno!

    2. Ana dijo:

      Ahora nos reímos todos, pero seguro segurísimo que en ese momento en lo que precisamente no pensábais era en lo divertida que resultaría luego la anécdota. ¡Mucha suerte!

    3. Ana dijo:

      Por cierto, ¡Y que os aproveche el jamón!

    4. Nacho dijo:

      Madre mia!!! Pa vernos matao!!!!

    5. Nacho dijo:

      Otra aventura mas de las miles que os surgiran durante este viaje, que tiene que os sucederan estas cosas!!!!

    6. magdalena dijo:

      Vengo y estoy en la mejor zona del jamon bueno bueno buenisimo y os espero con mucho jamon y algo mas(croq…).
      besos

    7. María dijo:

      En la foto se os ve muy contentos,es después de haber recuperado el jamón¿no?
      Besos

    8. Chila dijo:

      wow q divertidas son sus Anécdotas……….. :)

    9. Fernando dijo:

      Para mí que la vendedora de la sombrilla, el taxista, el policía y el chófer del bus están compinchados: 65 dólares a dividir entre cuatro… ¡buen negocio!

    10. laura dijo:

      que bueno!!!!! aunque os entiendo perfectamente, yo por el jamón ma-to

    11. Javi dijo:

      ¡Canelones! es lo que os quería llamar la señora, que seguro que se dan mucho por esa zona. Por cierto, el camarero de la carne con tomate te llama mendrugo ¿no?

    12. angel dijo:

      Hay que tener cuidado , pero la aventura es la aventura

    13. javier rica dijo:

      Habeis contado las lonchas de jamon? ¿no falta ninguna?

    14. piedad dijo:

      Holaa kike, vaya viajero que te has echo me alegro de tus anécdotas aunque en esos momentos son unas putadas pero lo bueno es el final jajajaja, un beso y sigue contandonos cosas que yo te sigo un beso muy fuerte.

    15. esther dijo:

      Buenas pareja!, Sergio (Mesie) me pone al corriente de vuestras venturas y desventuras y hoy al fin me he metido. Está genial cómo lo contáis! No solo despertáis el sentimiento de la envidia…, sino muchos más!

      Seguid así… y Ánimo y Suerte!, que alguna vez necesitaréis ambos.

      Esther

    16. Cruz dijo:

      A celebrarlo con un bocata de jamon. Teneis ke contarnos las movidas k hay con las diferentes monedas o todo lo pagais en dolares? Como os aclarais?

      • bgonzalez dijo:

        Pues sí, es buena idea, maja. Pusimos una pestaña en el menú de arriba, la del cuánto cuesta, pero es verdad que no explicamos los jaleos de monedas, que sí que son un lío. Por poder puedes pagar casi todo en dólares, pero pierdes dinerillo en cada cosa que pagas, así que conviene cambiar, que la cosa está regulera!

    17. esta claro que todo se pega menos la hermosura

      de Quique ya me los esperaba pero ahora me confirma
      que en el hemisferio sur es igual de tonto
      pero Bea parecia algo mas espabilada
      suerte y dos besos
      JULI

      • emartin dijo:

        No te lo vas a creer pero eché una cantidad de juramentos que creo que me han excomulgado. Casi salto por encima del mostrador de migración.

    18. carls jimenez dijo:

      no cabe duda que cuando se viaja es divertido se aprende mucho y cada dia es uno mas para contar lo malo es que te habeis comido vuestro jamon no me disteis ni un pedacito .adelante rompiendo fronteras y recuerden que en esta vida solo las tres c–se lleva uno cogido comido y conocido

    19. claudia dijo:

      vaya expereriencia mas duracy cansada algo parecido me sucedio a mi jjjjjjjj

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>