El baño de los elefantes de Kodanad

Montañas-Munnar-baño-elefantes

Una familia bañando a su elefante

Desde Cochin una de las opciones posibles es viajar hasta las montañas de Munnar, unos 150 kilómetros que se hacen en cerca de cuatro horas. Se nos metió en la cabeza que había que pasar por Munnar porque ver los gigantescos valles repletos de plantaciones de té, tapioca, pimienta y demás tenía que merecer la pena, y por una vez no metimos la pata. Lo que no sabíamos es que el trayecto en si ya era una auténtica gozada.

Camino-montañas-Munnar

Camino del Periyar para el baño diario

De hecho, puede que fuera uno de los mejores que hicimos en India. Entre otras cosas porque si sales temprano y vas enlazando autobuses en lugar de coger uno directo o contratas un conductor para que pare donde quieras, tienes oportunidad de ver todo un espectáculo por el que ni siquiera hace falta pagar. Para empezar porque los protagonistas del show no son “artistas” profesionales en busca de fama. Simplemente se limitan a practicar su rutina diaria, que sin embargo a ojos de guiris como nosotros que llegan allí por casualidad es toda una sorpresa. Se trata del baño de los elefantes al que puedes asistir cada mañana y también cada tarde si te acercas al río Periyar a su paso por Kodanad.

Montañas-Munnar-agua

Haciendo la colada

Al menos cuando aparecimos allí nosotros no había más “público” que algunos críos del pueblo, que aunque están hartos de verlo de vez en cuando se pasan por allí, y los propios vecinos que van al mismo río donde se bañan los elefantes para darse ellos mismos su baño o lavar sus ropas.

Esta parte de India, el Sur, es junto con el Noreste la más poblada por elefantes. De hecho, se los ve paseando por la calle como quien pasea a su perro -con el amo al lado, claro está-, además de en las reservas que el Gobierno habilitó para preservar su hábitat natural, y en donde en teoría hay que dejarlos vivir en libertad (aunque no siempre se respeta) y en parques naturales.

Montañas-Munnar-baño-elefantes2

Hora del baño en Kodanad

Montañas-Munnar-elefantes-calle

Un elefante en una calle en Kodanad

Según contaban los vecinos de por allí, antiguamente los bosques estaban literalmente plagados de elefantes. De hecho, hay textos que dicen que hace no tanto, en el siglo XVII, el emperador mongol Jahangir tenía 113.000 elefantes cautivos en todo su imperio, lo que quiere decir que entonces la población salvaje sobrepasaría fácilmente el millón. Pero con la urbanización y la deforestación, la cosa ha cambiado bastante: se calcula que en toda India hay ahora alrededor de 30.000 elefantes salvajes. Aunque son los cautivos -cerca de 3500- los que proporcionan negocio: si antes participaban en un montón de áreas de la vida diaria (guerras, ceremonias religiosas, transporte, construcción), ahora se usan básicamente como atracción turística y también como tractores y bestias de carga.

El caso es que a los que vimos en Kodanad, disfrutando de un baño bien largo, los mimaban bastante precisamente porque eran el principal medio de sustento de la familia. Así que allí nos tiramos tranquilamente una hora sin otra cosa que hacer que disfrutar del espectáculo en primera línea mientras el resto de vecinos seguían a lo suyo: su colada, el baño del día, rellenar garrafas de agua… Todo un microcosmos en la orilla del río.

Montañas-Munnar-agua

Otra mujer haciendo la colada

La leyenda de Ganesha

Ya que estábamos allí sin prisa aprovechamos para enterarnos de dónde venía la historia de Ganesha, el dios hindú con cuerpo humano y cabeza de elefante. Para quien no sepa la historia, ahí va un resumen, aunque avisamos que es bastante bestia: resulta que Ganesha era hijo del dios Shiva y la diosa Parvati, y una de sus cualidades es que era un chaval muy obediente que quería mucho a su madre. Así que cuando ella le pidió que vigilara la puerta de palacio para que no molestara nadie mientras ella se daba un baño, Ganesha hizo lo propio. Y en esas andaba cuando apareció su padre, Shiva, queriendo entrar a palacio. Como Ganesha no le dejó, Shiva se enfadó y ni corto ni perezoso le cortó la cabeza a su hijo. Así, sin contemplaciones.

Montañas-Munnar-elefantes

Baño en el Periyar

Después se arrepintió y mandó que le trajeran la cabeza del primer ser vivo recién nacido que encontraran que no estuviera en el regazo de su madre. El único ser vivo que cumplía los requisitos era el elefante porque sólo él deja a sus crías a su aire. Y así fue como colocaron la cabeza de un elefante sobre los hombros de Ganesha. Otra versión algo más “light”, aunque también bastante bestia, decía que Shiva abandonó su hogar cuando Parvati estaba embarazada. Al cabo del tiempo regresó y tuvo un enfrentamiento con su hijo sin saber que era su hijo. Total, que acabó matándolo y el resto de la historia es similar, pero por lo menos en esta versión el hombre no sabía que a quien decapitaba era a su hijo. El caso es que por esta leyenda Ganesha está relacionado con la protección del hogar y la familia. Nada, que no te acostarás sin aprender por lo menos una cosilla más, ¡queda claro!

    Esta entrada fue publicada en India y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

    Una respuesta a El baño de los elefantes de Kodanad

    1. Pingback: De ruta por las plantaciones de té de Munnar -

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>